¿Sabes cómo hacer abono orgánico o compost en casa? Saber cómo hacer abono es imprescindible para todo aficionado a la jardinería. No solo es un magnífico fertilizante, que ayuda a mantener saludable y lleno de nutrientes el suelo de nuestro jardín, sino también es ideal para un huerto próspero.

Cómo hacer abono orgánico o compost en casa

El compost también se puede usar como mantillo para proteger nuestras plantas de jardín favoritas. Además, es una forma eficiente de reducir la cantidad de desperdicio orgánico que normalmente va a la basura.

Hacer compostaje es una labor fácil y entretenida. Además, se puede hacer incluso en un pequeño espacio al aire libre, siempre que seamos rigurosos con lo que ponemos en nuestro compost.

Podemos dedicar un área de nuestro jardín para la preparación del compostaje. También podemos comprar un contenedor comercial para ello o construir uno propio.

Una vez que agreguemos los componentes orgánicos recomendados a nuestra pila de abono, el resultado será una enorme y concentrada cantidad de nutrientes.

Entre los componentes orgánicos podemos incluir recortes de césped, cajas viejas de huevos, periódicos triturados, recortes de setos y, por supuesto, restos de las verduras utilizadas en la cocina.

El abono tarda alrededor de un año en formarse completamente y es el mantillo superior perfecto para nuestras plantas fronterizas o para mezclar en macetas de plantas de patio.

En este artículo de Arpasa, les mostraremos cómo hacer abono orgánico o compost en casa, ya sea que tengamos un contenedor para su preparación o deseemos prepararlo al aire libre.

Cómo hacer abono orgánico o compost en casa

¿Cómo funciona el abono orgánico?

El compostaje es un proceso bastante interesante mediante el cual los microorganismos (aerobios) consumen la materia orgánica rica en carbono que colocamos en el contenedor o en la pila. Esta preparación se descompone para transformarse en un compost rico en nitrógeno, fósforo y magnesio. Este compuesto orgánico lleno de nutrientes beneficiosos ayudan a las plantas a prosperar.

En términos simples, ingresa a nuestro sistema la materia orgánica de desecho y sale materia rica en nutrientes. Así de fácil resulta nuestra ecuación.

¿Cómo hacer nuestro propio abono orgánico?

Veamos a continuación, cómo hacer abono orgánico o compost en casa en pocos y sencillos pasos.

1. Comencemos sobre tierra desnuda

Comencemos nuestra pila de abono en tierra desnuda, libre de escombros o malezas. Si estamos utilizando un contenedor de abono, debemos colocarlo sobre tierra nivelada y libre de malezas.

2. Adición de capa base

Debemos asegurarnos de colocar las capas de nuestra pila de abono o contenedor correctamente. Cubramos el fondo con paja, pequeñas ramas o incluso periódico viejo.

3. Ingredientes alternativos de compostaje húmedo y seco

Luego, alternaremos materiales de compostaje verdes y marrones (o húmedos y secos). Los mejores ingredientes para el compost son los siguientes:

Desechos marrones o composta seca

Estos son los desechos secos que ayudarán a airear nuestro compost y evitarán que se moje demasiado y se pudra el lugar del compostaje. Las hojas, pequeñas ramas y cenizas o gránulos de madera se consideran secos.

También podemos usar cartón, solo que debemos asegurarnos de que no tenga tinta (a menos que sea biodegradable), cualquier tipo de cinta o etiqueta de plástico.

Además, debemos tener en cuenta que si tenemos demasiados desechos marrones en nuestro compost, al final no obtendremos una textura rica y similar al suelo.

Cómo hacer abono orgánico o compost en casa

Desechos verdes o composta húmeda

Entre una cuarta parte y la mitad de nuestro abono orgánico debe estar constituido por desechos verdes. Estos desechos deben estar compuestos mayormente por cáscaras y pulpa de frutas y verduras. Las cáscaras de plátano también son ideales, sin embargo, debemos asegurarnos de quitar las etiquetas adhesivas.

Las bolsitas de té (sin blanquear es mejor), los posos de café y otros restos de comida de origen vegetal como la pasta y el pan funcionan muy bien. Existe una pequeña controversia en torno a las cáscaras de huevo, pero es bueno incluirlas ya que son una fuente de calcio.

Para ayudar a mover nuestro abono y acelerar el tiempo de descomposición de nuestros ingredientes es importante cortarlos o triturarlos en pequeños trozos. Esto facilitará la desintegración de los componentes.

Cómo hacer abono orgánico o compost en casa

4. Alimentación del compostaje

Alimentar nuestro compost lo hará más rico en nutrientes, lo que lo ayudará a madurar más rápido. Esto lo podemos hacer agregando alimentos ricos en nitrógeno o estiércol proveniente de animales herbívoros bien descompuesto. No se deben usar las heces de mascotas.

Los desechos verdes como tréboles, trigo sarraceno o incluso recortes de césped, contribuyen de manera importante con la adición de nitrógeno.

5. Mantenimiento de la humedad

Debemos regar nuestro abono. El agua de lluvia está bien si proviene de un contenedor de agua limpia, o podemos regarlo empleando una pequeña manguera. No es necesario empapar nuestro abono orgánico, solo se requiere humedecerlo.

6. Mantener cubierta la pila de abono o contenedor

Debemos mantener cubierta siempre nuestra pila de abono. Esto lo podemos hacer con una cubierta de plástico o recortes de césped que también ayudarán a defender nuestra pila de los insectos voladores.

Debemos mantener junta nuestra pila de abono orgánico y si usamos un contenedor, debemos cubrirlo con la tapa que viene con el envase

7. Ventilación del compost

La respiración aeróbica es parte del proceso de descomposición de la materia de desecho, por lo que es una buena idea ventilar el abono. Esto podemos hacerlo girando la mezcla para obtener mejores resultados.

Debemos girar nuestro abono orgánico con regularidad, podría ser cada semana. Este paso introduce el aire necesario para acelerar el proceso de compostaje.

Nota. Las pilas de abono con el tiempo acumularán esporas de moho. Es poco probable que estas nos hagan daño si los inhalamos. Sin embargo, algunas personas son más sensibles que otras, por lo que se recomienda usar siempre máscara y gafas protectoras cuando giremos el abono de manera enérgica.

Preguntas frecuentes

Veamos cuáles son las preguntas más frecuentes sobre el compost que se hacen los amantes de la jardinería.

¿Qué desechos no se deben compostar?

  • Carne. Atraerá plagas y fomentará enfermedades.
  • Pescado. Atraerá plagas, dejará mal olor y fomentará las enfermedades.
  • Residuos lácteos. Atraerán plagas, dejarán mal olor y fomentarán las enfermedades.
  • Arroz. Puede provocar la acumulación de bacterias potencialmente dañinas.
  • Malezas. Especialmente no la semilla ni las raíces vivas, ya que pueden enraizar en nuestro compost.
  • Plantas enfermas. Estas podrían extenderse e infectar a toda la pila.

¿Cómo hacer que el compost se descomponga más rápido?

Siempre que tengamos una buena distribución de las capas de desechos, nuestro abono se descompondrá rápidamente. También podemos agregar los llamados activadores naturales como hojas de consuelda, también llamada oreja de asno.

Además, podemos agregar recortes de césped o una pala de compost trasplantado de la pila de otro compost para acelerar el proceso aún más.

Los aceleradores de compost se pueden usar en invierno cuando los desechos de carbono tienden a ser más escasos ya que son ricos en nitrógeno.

¿Dónde debería estar el abono, al sol o a la sombra?

La temperatura es clave, y un compost humeante es bueno, así que podemos ubicar nuestro contenedor o montón en un lugar soleado si es posible para acelerar el proceso de compostaje. Sin embargo, se recomienda mantener el compost alejado de los espacios de disfrute de las personas al aire libre.

¿Con qué frecuencia se debe voltear el compost?

Dar vuelta al compost es importante porque agrega aire a la mezcla, que es esencial para los procesos químicos que se realizan en el compost. La falta de aire puede resultar en una composta compactada, viscosa o podrida.

Este suele ser el caso del compostaje doméstico a pequeña escala, cuando se agrega poco desperdicio y con poca frecuencia. Para obtener los mejores resultados posibles, debemos darle vuelta con una horquilla a nuestro abono orgánico tan a menudo como podamos.

También, si estamos haciendo abono en la cocina, podemos usar un utensilio con mango largo que podemos encontrar en cualquier comercio de jardinería. Para contenedores de abono más grandes, podemos usar un aireador de abono, que inyecta o bombea aire a nuestro abono.

Si no queremos voltear nuestro compost, necesitamos asegurarnos de colocar entre las capas, abundantes desechos marrones entre los desechos verdes. Esto debería evitar que el abono se compacte demasiado.

¿Cuánto tiempo tarda en hacerse el abono orgánico?

Dependiendo de la temperatura promedio, de los materiales que estemos usando, y de qué tan bien se airee el compost, puede tomar entre varios meses y más de un año para que el compost madure lo suficiente para estar listo y ser usado en nuestro jardín.

¿Cómo saber si nuestro abono está funcionando?

Existen diferentes signos reveladores. Veremos muchos gusanos, el nivel de material de desecho disminuirá visualmente con el tiempo, lo que nos permitirá agregar más en la parte superior. También notaremos elevación de la temperatura.

Cualquier valor entre 32 °C (90 °F) y 60 °C (140 °F) indica una tasa de descomposición bastante rápida y saludable. Si nuestro compost registra temperaturas más bajas pero está lleno de gusanos y se descompone gradualmente, no hay nada de qué alarmarse.

Sin embargo, debemos revisar algunos de los consejos anteriores para asegurar la buena marcha de nuestro compost. Los hongos son otra buena señal para nuestro abono, indicando buenos niveles de humedad y bacterias saludables.

Sabremos que el abono de nuestro jardín está listo cuando tengamos una textura rica y quebradiza, un color marrón uniforme y un olor a tierra húmeda. Podemos encontrar que no todo el abono en nuestro contenedor o montón madurará al mismo ritmo, la mayor parte se acumulará en el fondo.

¿Qué tipo de contenedor de abono es mejor?

Es mejor dejar una pila de abono en hogares rurales o en lugares con mucho espacio. Si vivimos en la ciudad o en los suburbios, un contenedor cerrado o un envase para abono orgánico será lo ideal. Incluso podríamos practicar bricolaje construyendo un contenedor de abono de madera.

Un contenedor de compost de jardín adecuado debe tener ventilación y drenaje. Podríamos pensar en un contenedor con base de rejillas o sin base para garantizar que tenga contacto con el suelo. Como lo hemos mencionado, el suelo activará el proceso de compostaje.

El contenedor debe tener una cubierta para proteger nuestro abono de la lluvia, o terminaremos con un compost demasiado húmedo. Cuanto mayor sea el tamaño de nuestro contenedor, mejor, pero solo debemos trabajar con el espacio que tenemos y de acuerdo con nuestras necesidades.

Es una buena idea usar un contenedor de compostaje de cocina como mini abono para evitar ir y venir a nuestro abono principal durante el día. Tratemos de usar un contenedor de metal o cerámica y mantenerlo alejado de la luz solar directa. Podemos tenerlo debajo del fregadero es una buena ubicación.

Esperamos que este artículo sobre cómo hacer abono orgánico o compost en casa en pocos pasos, les haya resultado de utilidad. Si desea obtener más información sobre aplicaciones para césped natural o artificial en áreas deportivas o paisajismo, contáctenos hoy mismo. Será un placer responder a cualquier pregunta que pueda tener y ayudarlo a encontrar la mejor solución.