Un Roof Garden es un jardín en el techo de un edificio.

Además del beneficio decorativo, las plantaciones en el techo pueden proporcionar alimentos, control de temperatura, beneficios hidrológicos, mejoras arquitectónicas, hábitats o corredores para la vida silvestre, oportunidades recreativas y, en gran escala, incluso pueden tener beneficios ecológicos.

La práctica de cultivar alimentos en los tejados de los edificios a veces se denomina agricultura en los tejados.

El cultivo en la azotea generalmente se realiza con techos verdes, sistemas hidropónicos, aeropónicos o sistemas de aire dinapónicos o jardines de contenedores.

 

 

Los jardines de techo se encuentran más a menudo en entornos urbanos.

Las plantas tienen la capacidad de reducir la absorción de calor general del edificio, lo que reduce el consumo de energía.

“La principal causa de la acumulación de calor en las ciudades es la insolación, la absorción de la radiación solar en las carreteras y los edificios de la ciudad y el almacenamiento de este calor en el material de construcción y su posterior re-radiación.

Sin embargo, las superficies de las plantas. de transpiración, no aumente más de 4–5 ° C por encima del ambiente y, a veces, es más frío “.

Roof Garden en Empresas.

Los techos verdes modernos colocados deliberadamente para mantener vegetación en un medio de cultivo son un fenómeno relativamente reciente.

Sin embargo los países escandinavos han usado techos de pasto por muchos siglos.

La tendencia moderna comenzó cuando Alemania desarrolló los primeros en la década de 1960 y ahora se han difundido a muchos países.

Se calcula que alrededor del 10% de los techos en Alemania son verdes. Se están volviendo populares en Europa y en menor grado en Estados Unidos.

Algunos países europeos, incluyendo Alemania, Suiza, Holanda, Hungría, Suecia y el Reino Unido, tienen asociaciones que fomentan los techos verdes.

La ciudad de Linz en Austria paga a los constructores para que instalen techos verdes.

En Suiza hay una ley federal sobre techos verdes. Gran Bretaña comenzó lentamente pero las políticas sobre este tema han cobrado gran vigor, especialmente en Londres y Sheffield.

 

 

Tipos de Roof Garden

Los techos verdes pueden ser clasificados en intensivos, “semi-intensivos” o extensivos, según la profundidad del medio de cultivo y del grado de mantenimiento requerido.

Los jardines en los techos tradicionales requieren un espesor de suelo considerable para cultivar plantas grandes y césped tradicional, se los considera “intensivos” porque requieren mucho trabajo, irrigación, abono y otros cuidados.

Los techos intensivos son de tipo parque con fácil acceso y pueden incluir desde especias para la cocina a arbustos y hasta árboles pequeños.

Los techos “extensivos”, en cambio están diseñados para requerir un mínimo de atención, tal vez desmalezar una vez al año o una aplicación de abono de acción lenta para estimular el crecimiento.

En general los techos extensivos se visitan sólo para su mantenimiento.

Se los puede cultivar en una capa muy delgada de suelo; la mayoría usa una fórmula especial de compost o incluso de “lana de roca” directamente encima de una membrana impermeable.

Esto puede proveer sustrato para musgos y especies como Sedum.

Otra distinción importante son los techos horizontales o con pendiente.

El declive de estos últimos reduce el riesgo de mal drenaje del agua, si bien presenta también mayores problemas para mantener húmeda la tierra.

 

Diseña tu propio Roof Garden

Elige el espacio adecuado

El primero de ellos es saber si el lugar seleccionado soportará el peso del jardín.

Esto a fin de cuidar la misma estructura.

Normalmente lo techos de concreto son aptos para construir jardines de azotea.

Sin embargo, es importante que algún experto confirme la información.

Otro aspecto importante a considerar es el sistema impermeable con el que cuenta la azotea.

Si no está impermeabilizada, sé cuidadoso a la hora de elegir el tipo de producto que vas a utilizar para evitar por completo la humedad y prevenir gastos posteriores en reparaciones.

Además, debes asegurarte de que el suelo esté libre de cualquier tipo de instalaciones, cables o tuberías, que se puedan ver dañadas con el jardín.

De no ser así, selecciona algún otro espacio para tu proyecto, o bien, busca la manera de mover las instalaciones.

Por último, es importante asegurarte de que el espacio brinda las condiciones adecuadas para   la subsistencia de los elementos vivos de tu roof garden.

 

 

Qué plantas puedo incluir

Las plantas que formen parte de tu jardín dependerán del lugar y de tus gustos.

Prácticamente, cualquier tipo de planta puede persistir si se cubren sus necesidades en el diseño del proyecto.

Sin embargo, debes considerar que existen algunos factores que pueden limitar tu selección, por ejemplo, que no haya suficiente disponibilidad de agua, que la capacidad de carga de la estructura no sea apta, que los costos del mantenimiento de alguna planta sean muy elevados o que las condiciones meteorológicas no sean las correctas.

Consulta con un experto para saber qué tipo de plantas puedes tener según el diseño de tu roof garden.

Cómo darle mantenimiento

Una vez que tu jardín esté listo, deberás cuidar dos aspectos, el primero son las plantas en sí. Dales suficiente agua, luz o sombra, retira la maleza y plagas, agrega suficiente abono, entre otras cosas.

Por otro lado, deberás estar al pendiente de la limpieza del lugar, de la tubería o el bajante pluviales, revisar las condiciones del sistema impermeable, además de otros equipos que utilices en tu jardín.

Ten presente que un roof garden requerirá un poco de mantenimiento extra en comparación con un jardín común. ¡Pero lo vale!

Costos

Los costos de un techo verde varían dependiendo de lo que se implemente.

Hay algunas empresas como nosotros, que se dedican a hacer todo el diseño e instalación, proporcionando presupuestos enfocados en los intereses y necesidades del cliente.

Otra opción recomendada para evitar los gastos extras es hacer un roof garden con plantación indirecta, es decir en macetas.

De esta manera, puedes reducir el costo únicamente en las plantas y como macetas puedes utilizar objetos reciclados como botellas, llantas, etcétera.

Antes de iniciar la construcción de tu azotea verde, consulta con un experto que verifique el espacio y apruebe el proyecto.

¿Estás listo para darle nueva vida a tu azotea? ¡Manos a la obra!