En este artículo os daremos algunas pistas de qué elementos básicos debe tener un jardín residencial. Sin duda, los jardines residenciales son piezas fundamentales para conseguir un urbanismo más amable. Hablamos de lograr la construcción de lugares agradables, remansos de paz y armonía que alegren la vista y contribuyan a mejorar el medio ambiente.

Los jardines residenciales pueden construirse tanto con materiales naturales como artificiales. Por lo general, los jardines occidentales suelen estar basados en plantas. En cambio, en lugares como Japón apenas se utilizan las plantas, ya que sus jardines están basados en arenas y piedras.

El diseño de jardines, un arte en alza

Los jardines residenciales siempre tienen algunos elementos comunes para garantizar el disfrute de los miembros de la comunidad. Podemos utilizar troncos de madera como elemento decorativo, así como elementos reciclados. Otra opción es poner sillones o un sofá, suelos de madera, rocas, luces, agua y, por supuesto, plantas.

La jardinería es un arte. De hecho, el diseño de jardines se ha convertido en una especialidad muy apreciada. Plantas, árboles, piedras, madera y césped, dispuestos de forma armónica, pueden actuar como un espacio capaz de transformar el sentido de una casa. De hecho, algunas casas dependen directamente de sus jardines para expresarse: sus arquitecturas se completan con la del jardín que las rodea. La complejidad no debe ser el principal atributo de un jardín bien diseñado. Los jardines modernos tienden más al minimalismo, a lo simple, al equilibrio entre los elementos que lo componen. Estas características pueden dar más valor a la casa gracias a la composición del jardín.

Piedras como elemento de separación

Actualmente, si se dispone del espacio suficiente, es algo habitual construir un cenador con una mesa de piedra o madera que proporcione un área para el relax, la socialización y la visualización del espacio. Un cenador puede ser muy útil para aprovechar zonas desniveladas, o bien ciertas partes del jardín que parecen inútiles.

Asimismo, crear una zona separada por piedras puede ser una buena opción para embellecer el jardín. El uso adecuado de plantas, piedras y grava puede dar vida a este espacio y darle un toque extraordinario a la decoración.

El uso de piedras es una buena solución para crear una frontera entre las distintas zonas del jardín, además de favorecer el drenaje del agua de riego y de lluvia.

Agua para la relajación

Una opción muy común es instalar una fuente en el jardín, ya que el sonido del agua es un relajante natural. Además, existen un sinfín de opciones de diseño: fuentes, cascadas, piscinas y estanques de diversas formas y tamaños. Estos elementos ayudan a crear un entorno tranquilo y atractivo.

Otra excelente idea es colocar en el jardín una pérgola de arco. Se trata de una opción muy popular en los jardines modernos, que crea una pasarela única y peculiar a través del jardín. Las plantas trepadoras pueden ayudar a hacer aún más atractiva la pérgola. Sin duda, este elemento es una buena solución para separar las distintas secciones de un jardín. También se puede utilizar como un arreglo especial, con asientos en el interior. Los muebles de madera para exterior permiten disfrutar del patio y del jardín en las temporadas cálidas.

 

Jardines residenciales: drenaje y riego

Añadir ciertos detalles estructurales a un jardín residencial puede suponer un mejor disfrute y ayudar a crear una decoración excepcional. Senderos de piedra, estanques, esculturas y una iluminación adecuada pueden ser el colofón de este espacio de esparcimiento.

Ten en cuenta que el agua de lluvia se puede evacuar o aprovechar fácilmente gracias a un sistema de drenaje. Así se evita su acumulación en ciertas zonas del jardín. Por otra parte, el sistema de riego puede ser descubierto, con bolsas de almacenaje en forma de canales. También puede diseñarse como un sistema automatizado, que se puede enterrar y funcionar de forma muy efectiva.

El alumbrado también es muy importante. Lo más conveniente es instalar una iluminación de bajo consumo para su frecuente utilización y evitar así un aumento excesivo del recibo de la luz.