En el artículo de hoy de Arpasa os traemos La Guía Definitiva sobre qué es un campo de golf.

Primero os contamos qué es el golf y cómo es el campo o cancha para jugar en él, que es lo que realmente vamos a tratar en este artículo.

El golf es un deporte de precisión, cuyo objetivo es introducir una bola en los hoyos que están distribuidos en el campo con el menor número de golpes, utilizando para cada tipo de golpe uno de entre un conjunto de palos ligeramente diferentes entre sí, ya que la cabeza del palo tiene ángulos distintos, al igual que las varillas tienen longitudes diferentes. A menor número de grados de inclinación, mayor longitud de la varilla y, por lo tanto, más distancia. Como máximo se pueden llevar catorce palos y como mínimo cinco palos. Al que practica el golf se le denomina golfista.

 

El Golf

El golf se practica en un campo o cancha de hierba natural al aire libre. A diferencia de muchos deportes, el golf no tiene una superficie de juego estandarizada.

Si estás interesado en cómo se construye un campo de golf haz click en este enlace.

Un campo de golf ocupa una superficie amplia y se compone, generalmente, de 9 o 18 recorridos parciales. La mayoría de los campos son de 18 hoyos.

Al final de cada uno de estos recorridos hay un hoyo en la superficie, donde se ha de introducir la bola con el menor número posible de golpes; por extensión, cada uno de los recorridos parciales se denomina también hoyo.

El orden de recorrido de los hoyos en la cancha da nombre a cada uno de ellos: hoyo 1, hoyo 2, etc. hasta el hoyo 9 u hoyo 18 según el caso.

En algunos campos de golf, a los hoyos se les dan también otros nombres conmemorativos, comerciales o tomados de alguna de sus características: dificultad, diseño, nombres de flores o animales, etc.

 

Partes del campo de golf

Hay varias zonas del campo de golf diferentes, cada una con su función y con unas características concretas.

A la hora de diseñar los campos de golf, hay que tener en cuenta que siempre han de contar con estos elementos:

Tee o Salida

El Tee de salida es la primera toma de contacto en el golf.

Los jugadores se colocan en una superficie pequeña, horizontal y con la hierba muy corta.

Desde donde se da el primer golpe de cada hoyo o incluso se podría dar el segundo en caso de que se haya mandado la bola fuera de límites y se tenga que repetir el segundo golpe desde el tee de salida.

En él están colocadas parejas de barras, que delimitan la distancia hasta la cual se puede colocar la bola para comenzar a jugar el hoyo.

En orden decreciente de distancia hasta el hoyo, hay un par de barras blancas, otras amarillas, otras azules y otras rojas.

Salen de barras rojas las señoras y los niños, y de las amarillas los caballeros.

Las azules son ordinariamente la salida de señoras profesionales, y las blancas, de caballeros profesionales.

En cada campo, se puede decidir variar puntualmente estos criterios por motivos diversos.

 

 

Fairway o Calle

El recorrido entre el tee de salida y la zona donde está el hoyo, que puede ser recto o angulado hacia un lado (dogleg en inglés).

Consta de dos tipos de superficies: la calle (fairway en inglés) es una zona de hierba bien cortada (con una altura de 8 a 12 mm), donde los jugadores pueden golpear la bola con más facilidad, y el rough o áspero, una superficie menos cuidada a propósito, que es de hierba más alta, a menudo simplemente natural.

Los jugadores intentan normalmente que su bola no vaya nunca al rough para que el golpe siguiente a la bola sea más fácil.

Además, el diseño de los recorridos cuenta habitualmente con que la bola repose en el fairway, de manera que el siguiente golpe pueda alcanzar su objetivo sin dificultades añadidas.

Al golpear la bola, se producen a menudo cortes de césped, llamados chuletas (divots en inglés), que el jugador ha de reparar volviendo a colocarlas en su sitio.

Los agujeros u hondonadas de arena o de hierba se denominan búnker y su profundidad es muy variable; los obstáculos más habituales son los de arena.

Los obstáculos de agua, llamados en inglés water hazard, pueden ser lagos o regatas. Son menos numerosos que los de arena y no suelen estar presentes en todos los hoyos de un recorrido.

En los campos modernos o de nueva construcción, la vegetación se usa también como “obstáculo natural”.

Así, los árboles colocados estratégicamente, incluso en el centro de la calle, añaden dificultad al hoyo.

 

Green

El green es la zona de juego donde se encuentra el último hoyo.

El hoyo está situado en el verde o green, una zona delimitada de unos 550 m² en promedio, en la que el terreno está muy bien alisado y la hierba es fina y muy corta, de 2,5 a 3,2 mm de altura.

Las ondulaciones de la superficie introducidas a propósito dificultan la “lectura” del green para descubrir dónde están las caídas (en inglés breaks) o pendientes que influyen notablemente en la rodadura de la bola.

Tras esta zona se encuentra el Ante-Green, una zona con el césped de la misma variedad que el green, pero cortado más alto para dificultar el golpe.

El green es una de las partes más sensibles y caras del campo de golf, debido a que el césped debe ser corto y de una altura uniforme.

Muchas veces los golfistas han de reparar con un instrumento especial (arreglapiques) los daños causados (piques) por el impacto de la bola al caer sobre el green.

 

Bunker

Es un foso de arena pensado para retrasar el juego de los golfistas.

Estas trampas de arena, además de dificultar el juego al tener que sacar la bola de una superficie arenosa, sirven de indicadores y orientadores, y protegen la zona del green.

 

Lagos o trampas de agua

Al igual que los bunkers, las trampas de agua (ríos, lagos u otro elemento con agua) están para dificultar el juego de los golfistas.

Pero cuentan con un papel estético que dota al campo de dificultad, pero también de clase y prestigio.

Estos obstáculos acuáticos suelen estar señalizados por medio de estacas clavadas en el suelo de color rojo y amarillo.