C/ Arturo Paz Varela, 2. Jerez de la Frontera
info@arpasa.es

Señalizar campos de fútbol de césped natural

Si quieres señalizar campos de fútbol, en Arpasa te explicamos cómo pintar correctamente tu césped natural.

Cualquier campo de fútbol, ya sea para una liga infantil, un campeonato local o bien para partidos de ligas o bien torneos importantes, ha de estar preparado y a punto en todo instante.

Una de las partes más esenciales son las líneas que acotan las zonas del terreno de juego y hay que tener claro una serie de datos ya antes de pintar.

De ahí que os queremos instruir a de qué manera marcar líneas de un campo de fútbol a mano o bien con un carro marca campos.

 

señalizar campos fútbol

 

Pero antes de ponernos a pintar, hay que repasar las medidas de nuestro terreno de juego y su tamaño total.

Las medidas oficiales que marca la FIFA de un campo de fútbol varían con una longitud de 90-120 metros y 45-90 metros de ancho.

Estas medidas cambian según la edad de los jugadores, haciendo que el perímetro del terreno de juego sea más o menos pequeño.

En España la medida común de la mayor parte de los estadios de fútbol cuentan con una medida de 105 metros de longitud y 68 metros de ancho.

 

El terreno de juego

 

señalizar campos fútbol

El terreno de juego es rectangular y se compone de las siguientes partes:

  • Perímetro del campo: son las líneas que delimitan el terreno de juego y están compuestas por las líneas de banda, las más largas, y las líneas de meta. El campo está dividido en dos mitades por otra línea, en la cual se ubica el punto del centro del campo, alrededor del que se trata el círculo central con un radio de 9,15 metros.
  • El área de penalti o área grande: son zonas situadas en ambos extremos del terreno de juego. La forman dos líneas perpendiculares a la línea de meta situadas a 16,5 cm, que se adentran en el campo otros 16,5 cm y que se unen con una línea paralela. Dentro el área grande se marca el punto de penalti, que se encuentra situado a 11 metros de la línea de gol.
  • El área de meta o área pequeña: al igual que la anterior, se encuentra en los dos extremos del campo y se marca con dos líneas perpendiculares a la línea de meta a 5,5 metros, que se adentran otros 5,5 metros en la cancha y que se unen con una línea paralela.
  • Áreas de esquina: en cada esquina del terreno de juego se marca un cuarto de círculo hacia el interior del campo con un radio de 1 metro sobre las líneas de meta y de banda.

 

Señalización del terreno de juego

¿Se puede pintar el césped de algún color? La contestación es sí.

Tanto el césped artificial, como el césped natural pueden ser pintados.

Obviamente el género de pintura es diferente para cada material. Para el césped natural hay tintes especiales que no dañan la planta.

O sea, dejan que exactamente la planta transpire y pueda efectuar sus funciones por norma general sin inconvenientes.

Hay tintes naturales para pintar el césped del color que desees. La duración aproximada del color va a ser de 2 a 3 meses, desde el momento en que pintes.

Una estupenda propiedad que tiene la pintura, es que es resistente al agua en el momento en que se ha secado. Los pigmentos vegetales del tinte no dañan al césped real.

 

señalizar campos fútbol

 

Todas y cada una de las líneas del terreno de juego han de ser líneas continuas y tener una anchura afín, siendo como máximo de 12 cm.

Las únicas líneas que deben cumplir estas reglas son las de meta, en tanto que van a deber tener exactamente la misma anchura que los postes de la portería.

Existen múltiples opciones para marcar líneas de un campo de fútbol, mas las más habituales son hacerlo a mano a través de spray o bien con un carro marca campos.

Efectuar el marcaje a mano es una alternativa más asequible, mas lleva más tiempo y atención.

Si optas por esta alternativa, lo idóneo a fin de que tus líneas sean perfectas es que utilices una cinta marca campos para definir el grosor de las líneas.

 

Nuestra recomendación

Para nosotros la opción mejor es hacerse con un carro marca campos para pintar las líneas del campo de fútbol, tiene un costo mayor, mas el marcaje de las líneas va a ser considerablemente más veloz y efectivo.

Actualmente, podemos localizar máquinas que marchan con cal y otras con pintura líquida.

En el caso de decantarse por esta última, existes muchas pinturas plásticas singulares para pintar el césped de los campos de fútbol.

 

señalizar campos fútbol

 

Tienen el beneficio de que se este género de pintura se puede diluir en agua con lo que reduce la cantidad de pintura a emplear (cada marca señala la cantidad de mezcla que se debe efectuar).

El agua usada ha de estar limpia y la pintura debe entremezclarse bien, reduciendo de esta forma el número de sedimentos.

Ya antes de pintar las líneas se debe recortar el césped, minimizando el número de cortes que se efectúa tras hacer el marcaje.

Ten presente que si al marcar líneas de un campo de fútbol no se gasta mucha cantidad de pintura, es pues se marca las hojas y no el suelo.

Con lo que el marcaje no va a ser el adecuado y se va a perder con mayor velocidad.

Pista de hípica. ¿De arena o cépsed?

Los expertos dan su opinión

El filósofo Fernando Savater escribe en su libro “A caballo entre milenios” que entre una carrera de caballos sobre hierba y otra sobre conglomerado de arena hay aun más diferencia que entre el jamón de Jabugo cortado a mano y el serrano raspado a máquina”. Savater no se equivoca. Pone el dedo en la llaga y, aunque muestre sus preferencias por el turf (césped) antes que el dirt (arena), adelanta que en esta competición, sobre todo, la superficie determina el resultado y el espectáculo de la carrera.

No hablaremos del estado de la pista, como tampoco del trazado y el sentido de la marcha, pero sí de su composición o naturaleza. La participación de un pura sangre en una superficie desconocida para él tiene resultados impredecibles. De ahí, que sea necesario averiguar si se debe a una explicación física o a una cuestión de aptitud. Ya se sabe que la impulsión es el deseo vehemente del caballo de ir hacia delante. Es el movimiento hacia delante como resultado de una disposición de la voluntad del caballo que puede ser natural o adquirida a través de la doma y el trabajo. Cuando el terreno es tan blando como la arena o hierba mullida, la amortiguación es máxima, pero el suelo no solo absorbe la energía del impacto, también roba la de la impulsión haciendo más fatigosa la prueba. Además corre el riesgo de producir problemas en los tendones por la inestabilidad del terreno.

 

 

La naturaleza de la pista determina en ocasiones el resultado de una competición. Hay disciplinas que excluyen la posibilidad de competir en arena o hierba; otras, en cambio, sí lo contemplan, agrandando sus diferencias y convirtiéndose en un factor determinante.

Manda la superficie

Las reglas del suelo son claras. Las carreras tienen su lugar, superficie e historia. Esto es así y de ahí que sean las que mejor expliquen las preferencias de los purasangres por una u otra pista. Las carreras se corren en arena o hierba. En los países europeos, las carreras con más prestigio se corren sobre hierba. En los mejores hipódromos europeos, en Irlanda, Inglaterra, Francia, Alemania e Italia, se suele correr sobre el verde, si bien es cierto que en estos países hay algunas pistas de arena, conocidas en Inglaterra como “all weather”. El gran número de carreras e hipódromos europeos que organizan sus programas sobre la denominación turf hace que los caballos europeos cuando actúan en la arena tengan un rendimiento impredecible.

Al contrario sucede en Estados Unidos. Las principales carreras se disputan sobre superficie arena —dirt—. Los caballos americanos suelen triunfar con más facilidad en aquellos lugares en los que se corre sobre arena, tanto en Suramérica como en Europa.

En España se corre solo en arena en carreras oficiales en los hipódromos de Pineda (Sevilla), la Costa del Sol (Mijas), Vila-seca (Tarragona) y La Zarzuela (Madrid). Dos Hermanas y Lasarte cuentan con pista de arena, pero no hacen uso.

Cuando un caballo ha ganado carreras importantes en Europa y en Estados Unidos sobre arena, su cotización como semental sube espectacularmente, ya que se le considera capaz de procrear caballos aptos para ganar en ambos continentes, o sea, por extensión, en ambas superficies, y tendrán más mercado.

Como lo que manda es la cría, la pista incidirá en la valoración del purasangre. En el hipódromo de Nad Al Sheba, construido en Dubai por esa todopoderosa familia regente en los Emiratos Árabes, los Al Maktoum, si lo normal son esas pistas de arena lógicas por el clima desértico de la zona, lo extraordinario es pista de hierba. Aquí cada año se retan en una tremenda jornada los mejores purasangres del mundo sobre turf y dirt. Igual pasa con la Breeders Cup, la Copa de Criadores, un mitin yanqui considerado como los mundiales de las carreras de caballos ideado para que los ejemplares europeos y americanos disputen carreras sobre arena y otras sobre hierba para que todos puedan tener ciertas posibilidades de ganar.

 

 

Aptitud velocista

La mayoría de los caballos explican su buena adaptación a un tipo de superficie por la aptitud antes que por un razonamiento físico. La morfología del ejemplar a menudo indica su perfil de aptitud, aunque tampoco es una ciencia cierta, pues siempre hay caballos cuya morfología no coincide con sus dotes para correr en una superficie u otra. Hay quien defiende que la conformación de la pezuña es la que puede determinar una mejor adaptación al terreno, pero la influencia genética no cambia y un caballo si en algo cambia de sus progenitores será por las herraduras y no por la pezuña.

En el mundo de las carreras de caballos se ha avanzado bastante sobre la preferencia por una u otra pista. La respuesta a la teoría “velocidad igual arena” hay que encontrarla en los estudios de genealogía del purasangre del doctor italiano Franco Varola.  Este estudioso denominó “Brillante” a esta aptitud a la velocidad. Por tanto, los orígenes estadounidenses suelen tener mayor concentración de la influencia “Brillante” que no de las relacionadas con los metrajes clásicos y fondistas sobre pistas de hierba, denominadas por Varola como “Sólido” y “Profesional”.

También hay que decir que el poco interés de la cría yanqui por las dotes fondistas es otra razón importante de que la aptitud velocista se haya ido asociando cada vez más a las dotes para correr en pistas de arena.

Varola continúa en su estudio y llega a la conclusión de que en este mundo de aptitudes lo mejor es el punto intermedio, al que denominó “Clásico” y que representa el equilibrio para metrajes tradicionales tanto en tierra como en hierba.

 

 

Los caprichos del track-bias

Si la forma, el peso y la distancia son las claves para analizar una carrera, también se impone lo que llaman los americanos el track-bias, o sea la tendencia de la pista: el viento o la no uniformidad de la arena favorece o perjudica a los punteros o favorece o perjudica a los que galopan por dentro de la pista, por poner un ejemplo.

Lo que debe tener presente el aficionado al analizar la tendencia de la pista es que un track-bias favorable nunca hace ganar a un penco, pero uno desfavorable si puede hurtarle la victoria a un ganador.

Lo que es difícil es encontrar un purasangre que al cambiar de una pista de arena a otra de hierba obtenga siempre buenos resultados. Siguiendo con el ejemplo de las carreras de caballos, está el histórico alazán “Secretariat” para corroborarlo: este hijo de “Bold Ruler” y “Somethingroyal” logró en tan solo dos años de competición, 16 primeros puestos de 21 salidas a pista. Entre ellas, la triple corona norteamericana con una amplia ventaja sobre arena y dos Grupo 1 en hierba por más de seis cuerpos. “Secretariat” se convirtió así, en el primer caballo que ganaba la Triple Corona en 25 años y llegó a ser, incluso, votado entre los mejores atletas americanos del siglo XX, y el primero no humano, por Sports Century, en el puesto 35.

Hay casos contrarios, como el de “Giant’s Causeway”, “Swain”, “Sakhee”, que después de grandes victorias en hierba, tuvieron unas modestas actuaciones en las pistas de arena. O el del mismo “Secretariat”: fue padre de 41 ganadores, y nunca llegó a tener el éxito como semental que tuvo en las pistas de carreras, debido con toda seguridad a que era un caballo irrepetible.

 

 

 

Capacidad locomotiva al descubierto

Existen actualmente unas pistas llamadas de “cualquier tiempo” constituidas de arenas diferentes o con una mezcla de materiales sintéticos que estabilizan la arena (fibras, cautchouc, serrín). Estos materiales sintéticos tienen la función de mantener las buenas cualidades mecánicas de la pista expuesta a grandes precipitaciones pluviales.
Esta superficie es, por el contrario, muy sensible a la humedad. Las propiedades mecánicas de la pista dependerán entonces de las condiciones climatológicas precedentes a la carrera que determinarán a su vez la adherencia de su superficie, el hundimiento de los cascos en el suelo y la elasticidad de la pista. Estas propiedades influyen en el apoyo de los miembros y, en consecuencia, en la rapidez de los gestos del aparato locomotor.
Un suelo más profundo en el que el pie se hunda antes de estabilizarse va a aumentar la duración de cada apoyo, lo que tendrá en consecuencia un aumento en la duración de la aceleración.

 

OBTÉN TU VALORACIÓN TOTALMENTE GRATIS

¿Quieres mejorar tus instalaciones?

Haz click en el enlace y podrás recibir tu valoración gratis.

QUIERO MI VALORACIÓN GRATIS